HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

Essmar, con ´pañitos de agua tibia´ para enfrentar los rebosamientos 

Al término de la sesión concluyeron que mientras no exista un plan maestro o macroproyecto integral con soluciones a corto y mediano plazo seguirán los ‘pañitos de agua tibia’: retirando sedimentos de las tuberías.  

Con el propósito de plantear alternativas de solución a la problemática del rebosamiento de aguas ‘negras’ que recorren las calles del Centro Histórico, de Pescaíto y sectores aledaños, los ediles de la Localidad 2 tuvieron una sesión especial.

A la sesión que fue convocada por los ediles que integran la comisión tercera asistieron algunos líderes comunitarios del emblemático barrio Pescaíto, Olaya Herrera, y sectores vecinos que padecen las graves afectaciones de salubridad por cuenta del colapso del alcantarillado. Estuvo también el coordinador de la Mesa de Usuarios de los servicios públicos del Magdalena, capítulo Santa Marta y la agente especial interventora, Yahaira Díaz junto a sus colaboradores.

Después de escuchar una penosa radiografía de la problemática ambiental que viene deteriorando la calidad de vida a los residentes que viven en los barrios que integran el gran Pescaíto por parte de los líderes cívicos Carlos Gómez, René Atencio y Wilson Calero, el edil Hugo Mulford pidió la palabra invitando a pensar en un macroproyecto de solución integral y no seguir peleando por obras menores.

“Primeramente doy gracias a Dios por permitir estar aquí en este debate y contar con la presencia de la Essmar que es una empresa dispuesta a buscar las soluciones no solo en Pescaíto sino de toda Santa Marta. A los líderes invitados les pido que no pensemos en migajas sino en soluciones grandes con apoyo nacional, creo que nos merecemos macroproyectos con un impacto favorable en la calidad de vida de todos los samarios, porque los rebosamientos de aguas negras no solo son en Pescaíto también en Bastidas, Nueva Galicia, Nacho Vives y otros barrios de la Localidad Histórica”, recalcó el edil.

Fue categórico al afirmar que Santa Marta es una ciudad con un alto crecimiento demográfico sin contabilizar a los cientos de visitantes que vienen a disfrutar de sus bellezas, pero que lastimosamente también sufren en temporada invernal. “Las soluciones a los problemas del alcantarillado y de abastecimiento de agua son un anhelo en común, por eso todos debemos trabajar unidos ya que Santa Marta se merece un macroproyecto que sea ejecutado antes de sus 500 años”, indicó.

La edil Taliana Gómez lamentó la no asistencia del gerente de Infraestructura del Distrito, a quien le había cursado invitación, pero ratificó su compromiso de apoyar un plan maestro con soluciones que necesitan las comunidades.

URGE UN PLAN MAESTRO 

El coordinador de la mesa de usuarios de los servicios públicos del Magdalena, capítulo Santa Marta, Jesús Anaya Castillo, dijo que la ciudad urge de un plan maestro de acueducto y alcantarillado en donde estén planteadas las soluciones en el corto y mediano plazo, pero además las inversiones requeridas.

“Ya hemos escuchado a las ministras de Vivienda y del Medio Ambiente decir que no hay recursos, por esa razón creo que la comunidad samaria y los diferentes actores sociales y políticos de Santa Marta deberíamos unirnos en un solo propósito ad porta de los 500 años que es tener ejecutado un plan maestro de solución al agua y de saneamiento básico”, anotó Anaya.

Al respecto la agente interventora de la Essmar, Yahaira Díaz, comentó que Pescaíto requiere de una atención especial debido a sus condiciones técnicas y a la localización topográfica del sector.

“La problemática del alcantarillado lleva varios años y a pesar de las diferentes gestiones que han venido adelantando no solamente la Essmar sino las otras empresas que han estado acá, la comunidad no tiene los resultados esperados: que se acaben los rebosamientos y las inundaciones”, aseveró la agente especial.

Comentó que existen tres proyectos con los cuales se mitigaría la problemática. El primero comprende un colector que va desde la Carrera 16 con calle 3 por la Vía Alterna y la Calle 5 con Calle 16, el cual tiene un costo aproximado de $10 mil millones.

“Ya el insumo está diseñado y presentado al banco de proyectos de la administración municipal y la señora alcaldesa ha manifestado su interés en la ejecución en el corto plazo. El otro colector le hemos llamado El Boro que va entre la Carrera 4 con Calle 8 hasta la Carrera 4 con Calle 3 en la Vía Alterna, una obra avaluada en $3.200 millones. Y el tercer colector sería en la Vía Alterna como una solución grande que requiere una inversión cercana a los $45 mil millones, el cual aún no tiene fuente de financiación”, precisó.

Mientras no se hagan los colectores, la Essmar debe seguir con unos planes de contingencia limpiando los tubos y retirándoles la arena, sedimentos, basuras, plásticos, bolsas y todo tipo de desechos que obstruyen una rápida evacuación hasta la Ebar Norte.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más