HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

Billboard-Sociales

Talento Caribe protagoniza ‘El árbol rojo’

LA PELÍCULA ESTÁ EN CARTELERA

Los actores costeños Carlos Vergara, Shaday Velásquez y Jhoyner Salgado protagonizan ‘El árbol rojo’, la película del director Joan Gómez Endara, la cual se rodó en los departamentos de Magdalena, Sucre, Bolívar, Santander y Cundinamarca. La cinta ya se encuentra en las principales salas de cine del país.

Cuando al director bogotano Joan Gómez Endara, se le pregunta que lo une con la costa norte colombiana, asegura que es una región por la que siente una gran pasión y una conexión natural en muchos sentidos, pasando por lo cultural y lo musical y que él mismo tiene “un gran espíritu Caribe.

“Las personas de esta región me parece que tienen un nivel de genialidad, inteligencia y creatividad únicas, son muy auténticos, muy ellos. Esto se hace evidente cuando los escuchas contar una historia, son excelentes narradores. Es esta cosa tan natural, el ritmo con el que narran es maravilloso… como su música”.

Esta certeza con la que habla, es respaldada por la decisión de que los actores que encarnarían a Eliécer, Esperanza y Toño, debían ser talentos de la región y no actores de otras zonas del país que llegaran a imitar el acento y la realidad, por ello, incluso, dejaron abierta la posibilidad de que fuera o no un profesional, siempre que tuviera el talento para interpretar al personaje.

La trama de la película inicia cuando la vida tranquila y bastante rutinaria de Eliécer se vuelca patas arriba al morir su padre y Esperanza, su desconocida media hermana de ocho años de edad, es llevada hasta la puerta de su casa. Reacio a que su vida sea interrumpida, Eliécer empaca su ropa y emprende un viaje a la capital en busca de la madre de la niña. A ellos se une Toño, un lanchero que sueña con convertirse en campeón de boxeo en la gran ciudad. Durante la travesía, se enfrentarán a mucho más que el camino.

Los actores que se encargan de darle vida a estos tres personajes son el cordobés Carlos Vergara (Eliécer), actor profesional, que comprendió la esencia de este gaitero retirado y rápidamente entró en él.

Es recordado en el país y, en especial en el Caribe, por su memorable interpretación del padre de Diomedes Díaz, en la popular telenovela basada en la vida del ídolo vallenato, y aunque declara que no es músico, sí es un gran admirador de Los Gaiteros de San Jacinto.

Carlos define a su personaje como “un ser humano con vacíos emocionales y heridas por sanar con su pasado familiar, puntualmente con su padre”.

Shaday Velásquez (Esperanza), es la actriz infantil revelación de la película, quien fue descubierta en un colegio por el director de casting, John Bedoya, durante un recorrido por Montería, Sincelejo, San Onofre, incluso Rincón del Mar, el lugar donde empieza la película.

Era una callada niña, con unos ojos mágicos y expresivos, que entonces tenía apenas 8 años, pero con un gran talento y temperamento que lograba transmitir la mirada y el silencio de Esperanza.

Hoy Shaday es una adolescente que sigue sus estudios y asegura que le gustó mucho la experiencia, que describe como única y maravillosa.

“Me gustaría repetir la sensación que tuve al grabar El árbol rojo, una película que muestra que las familias no son perfectas y que con su historia puede ayudar a muchos”. De Esperanza, asegura que “se parece a mí, porque es sarcástica y amable”.

El otro protagonista de esta historia es el actor de teatro Jhoyner Salgado (Toño), para quien la búsqueda se extendió a Cartagena. “Con él todo fluyó, se metió en el rollo de que era un boxeador que vivía en la playa, que era ayudante de lancha, e interpretó a un personaje bellísimo”, cuenta el director Joan Gómez.

Jhoyner describe a su personaje como un muchacho soñador, que quiere salir adelante y ve en el boxeo su forma de alcanzar su meta, de cambiar su vida y la de su madre. “Es un muchacho que tiene un vacío por la ausencia de su papá, aunque trata de no recordarlo, ni mencionarlo.

A pesar de todo cree en la vida y, de manera incluso inocente, se aferra a sus sueños y a sus ilusiones de salir adelante, encontrando en Eliécer, en Esperanza y en el viaje, una posibilidad para lograrlo.

Sobre la historia de la película considera que toca la fibra hasta del más insensible “porque tiene una carga emocional muy alta y de giros en los sentimientos. Además, en ese recorrido por carretera, muestra la diversidad de nuestro país y lo hermoso que tenemos en Colombia, en contraste con las complejidades sociales y de otra índole, que también se viven aquí”.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más