HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

Líder sindical del magisterio murió por una bala pérdida

La víctima se encontraba estacionada en su vehículo a las afueras del lavadero de autos ´Wilson´, cuando se desencadenó una balacera  

La delincuencia una vez más hizo de las suyas en Santa Marta, arrebató la vida de un hombre inocente, catalogado como servicial, buena gente y sobre todo un buen padre. Una confrontación entre un presunto delincuente y un escolta, acabó con la vida de  Juan José Rada Aguirre, a quien apodaban cariñosamente ‘Piyayo’ y era muy conocido entre la comunidad estudiantil.

LOS HECHOS 

Todo ocurrió en la noche del viernes, cuando la víctima se encontraba estacionada en su automóvil color azul de placa BCW – 466 a un costado de la carrera 20 con Avenida del Libertador, en el barrio San Francisco, frente al lavadero de autos de razón social Wilson. Las autoridades, no han podido establecer que esperaba ‘Piyayo’.

Cuando todo parecía estar tranquilo, llegó la llamada ‘noche de terror’. De acuerdo a la información recopilada por la Policía Metropolitana y que fue revelada a esta casa periodística, dos individuos aparecieron a bordo de una moto e interceptaron una camioneta marca Toyota Prado, de color blanco, que también estaba estacionada en el sector con un grupo de personas al interior.

La intención de los desconocidos, al parecer, era despojar de sus pertenencias a los ocupantes del lujoso vehículo, sin embargo, de este descendió un hombre que se desempeñaba como escolta y disparó, sin mediar palabras, contra los presuntos asaltantes.

EL ENFRENTAMIENTO 

Los delincuentes respondieron al ataque, lo que generó una balacera en plena vía pública que se extendió por varios minutos. Según testigos, en el sector ‘llovieron’ balas y pese a que había decenas de personas transitando y disfrutando en los locales comerciales que por allí funcionan, el escolta y el delincuente no midieron el daño.

Fue en ese momento, cuando una de las llamadas ‘balas pérdidas’ traspasó uno de los ventanales del vehículo de Rada Aguirre y lo impactó a la altura del cuello, lo que produjo en él desespero y angustia y lo conllevó a acelerar su carro rápidamente para escapar de la violenta acción en la que quedó en la mitad.

CHOCÓ CONTRA DOS CARROS 

En medio de la huida, se supo que los signos vitales de Juan José se debilitaron y esto hizo que perdiera el control de su automóvil, por lo que chocó contra dos carros que se encontraban estacionados a las afueras de un casino y finalmente colisionó contra un poste de energía.

“Fueron momentos de angustia, de desespero, nadie sabía qué hacer ni para dónde coger. El señor del carro (Juan José), al sentir los disparos aceleró y escapó del pedazo, pero más adelante chocó contra otros dos vehículos. Es lamentable que en la ciudad se pierdan vidas inocentes por cuenta de la delincuencia”, dijo una mujer que presenció la balacera.

EL TRASLADO 

Tras conocer el intercambio de disparos, uniformados de la unidad de vigilancia por cuadrantes de la Policía Metropolitana de Santa Marta llegaron en el menor tiempo posible a la zona. Luego de verificar lo sucedido y al encontrar el cuerpo de Juan Rada, entre la vida y la muerte, al interior de su carro, lo auxiliaron y en una patrulla lo trasladaron hasta la sala de urgencias de la clínica Mar Caribe.

Allí, en el mencionado centro asistencial, fue recibido por médicos especialistas, quienes se encargaron de ingresarlo a la sala de reanimación y pese a sus esfuerzos, minutos después confirmaron su deceso, producto del balazo a la altura del cuello. Al parecer, la bala recorrió parte de su cuerpo y le afectó varios órganos vitales.

UNA MUJER HERIDA 

En el mismo hecho, también por una bala perdida, una mujer identificada como Yeseyen Lara Garizao, de 22 años de edad, resultó herida a la altura del pie. La afectada, quien fue trasladada de inmediato hasta la sala de urgencias de la clínica Bahía, salía de su lugar de trabajo cuando se topó de frente con el enfrentamiento y pese a que buscó refugio, fue alcanzada por el proyectil.

LA INVESTIGACIÓN 

Confirmado el deceso, funcionarios de la unidad móvil de criminalística de la Seccional de Investigación Criminal – Sijín – de la Policía, llegaron hasta la escena del crimen y adelantaron las labores correspondientes para establecer las circunstancias de tiempo, modo y lugar en que se presentó el hecho de sangre.

Finalmente, se trasladaron hasta la clínica Mar Caribe, en donde llevaron a cabo la inspección técnica del cadáver y tras culminar los actos urgentes condujeron el cuerpo sin vida hasta la morgue del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses, allí le realizaron el procedimiento de necropsia.