HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

Reaparece el caracol africano

La reaparición del caracol africano tiene preocupados a los habitantes de Santa Marta, en diferentes sectores de la ciudad han sido hallados una cantidad de moluscos de esta especie que representa un peligro para la salud humana. 

Al respecto, la Alcaldía de Santa Marta, a través del Departamento Administrativo Distrital de Sostenibilidad Ambiental –Dadsa, advierte que la aparición de esta especie es como consecuencia de la temporada de lluvias en la ciudad.

Vale destacar que este caracol porta parásitos, bacterias y hongos mortales que pueden afectar gravemente la salud de la población, la de los animales domésticos y la ganadería en el área rural.

Y es que si bien, esta especie se encuentra caracterizada como un vector, debido a que, en sus dinámicas alimentarias, suele tener contacto con elementos infecciosos como animales en estado de descomposición, deposiciones caninas, entre otras, con una alta carga bacteriana que es capaz de movilizarse a través de los caracoles, razón por la cual, su contacto directo por parte de los humanos, podría representar un riesgo para la salud pública.

Sara Candanoza Cahuana, directora del Dadsa, indicó que «hemos recibido el reporte sobre el hallazgo de estos caracoles, siendo así como procedimos a tomar medidas de control y a recomendar acciones a tener en cuenta por la comunidad, entre ellas: evitar el contacto directo, usar guantes de látex, introducirlos en una bolsa con sal y cal con el fin de deshidratarlos, y después enterrarlos. Pero lo más recomendable es que nos llamen”, sostuvo.

En aras de que las personas, tengan conocimiento de las diferentes medidas y recomendaciones, la funcionaria resaltó que constantemente a través de las redes sociales del Dadsa estarán publicando información referente a este vector.

RECOMENDACIONES 

La autoridad ambiental indicó que las personas deben evitar tener contacto directo con los caracoles africanos, en caso de ser necesario, utilizar guantes de latex, tapabocas, depositarlos en un recipiente lleno de cal o sal y ponerse en contacto con el Dadsa, para que sean los expertos quienes realicen la disposición final de los individuos de esta exótica especie.

Cabe recordar que estos caracoles llegaron al continente americano para ser cultivados con fines comerciales en el año 1988, sin embargo, la sobreoferta que se generó, hizo poco rentable el negocio y derivó en la reproducción masiva de una especie invasora que ha generado perjuicios desde aquel momento.

El Dadsa continuará adelantando jornadas de sensibilización con el fin de advertir a la comunidad sobre las consecuencias de la interacción irresponsable con el caracol africano. Para ello dispuso la línea de atención número 3045284430, abierta para que los ciudadanos se comuniquen ante cualquier caso de reaparición de esta especie de molusco.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más