HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

La caída del magnate: Carlos Mattos, condenado a pagar 9 años de cárcel

El empresario Cesarense se encuentra actualmente en la cárcel de Cómbita, Boyacá, tras protagonizar escandalosos hechos de corrupción en La Picota. 

Con la cabeza agachada en  señal de incredulidad, el empresario Carlos Mattos fue condenado ante el Juzgado 30 de Conocimiento de Bogotá a nueve años y cinco meses de prisión (113 meses), por haber sobornado al exjuez Reinaldo Huertas.

Esta decisión se da luego de que Mattos aceptará cargos y el juez le rebajara la pena de 11 años y cuatro meses.

Además, Mattos deberá pagar una multa de 701 salarios mínimos mensuales vigentes y ocho años de inhabilitación para el ejercicio de derecho de funciones.

Mattos es investigado desde 2016, cuando la casa matriz de Hyundai en Corea rompió relaciones luego de 25 años con la casa automotriz en Colombia, de la cual él era su representante en territorio nacional. El empresario asumió una batalla legal en la que al poco tiempo se advirtieron irregularidades que él mismo confirmó en audiencias públicas este año luego de ser extraditado de España.

Para la Fiscalía, la acción del empresario no tenía otro fin más que el de direccionar a un despacho específico la demanda presentada por Hyundai Colombia Automotriz S.A., contra Hyundai Motor Company de la República de Corea.

Mattos también tiene otra condena pendiente en el juzgado 11 de Conocimiento de Bogotá por el soborno a la exjuez civil Ligia del Carmen Hernández.

LA INDEMNIZACIÓN YA FUE PAGADA 

Por medio de un acuerdo que había firmado con la Rama Judicial, Mattos para reparar los daños causados al sobornar a jueces de la República, le giró a esta 3.731 millones de pesos como indemnización.

El documento, que fue firmado por Mattos y por el penalista Francisco Bernate, en calidad de apoderado de la Rama Judicial, significa que las víctimas se declaran reparados por los perjuicios que sufrieron por las actuaciones ilegales de Mattos.

Además, según el documento de dos páginas, “las partes renuncian a iniciar cualquier tipo de proceso por los perjuicios que se hubiera ocasionado con estos hechos. En el caso que hubiere acciones legales en curso, iniciadas de oficio o petición de parte, las partes convienen en desistir de las mismas”.

Bernate explicó que el origen de este acuerdo tuvo lugar en los dos preacuerdos que había firmado Mattos con la Fiscalía, que fueron retirados por vicios en la negociación. “Mattos dijo que se iba a mantener en su palabra de reparar a la Rama Judicial y por eso se firmó el documento”.

Bajo esta línea, Bernate explicó que este acuerdo no afecta la resolución de los procesos, pues estos seguirán su curso de forma normal.

LO QUE DIJO EL FALLO 

«El ciudadano Carlos José Mattos debe asumir las consecuencias de infringir la ley», señaló el juez al decir que fue hallado culpable por los delitos de cohecho por dar y ofrecer y daño informático agravado.

El funcionario judicial señaló durante su exposición que debido a la gravedad de las conductas desplegadas por el expresidente de Hyundai Colombia, quien desprestigió a la Rama Judicial a través del ofrecimiento y pago de millonarias coimas al juez sexto civil de Bogotá, Reinaldo Huertas y a varios de los funcionarios de su despacho, con el fin de que lo favorecieran en un millonario litigio judicial para lograr la representación exclusiva de la marca Hyundai en Colombia, Mattos inicialmente debería pagar una condena de once años y cuatro meses de prisión además de una inhabilidad de 9 años y seis meses de prisión y 283 salarios mínimos legales para el año 2013.

RECONOCIMIENTO DE VÍCTIMAS  

Durante la audiencia el juez 30 Penal del Circuito con Función de Conocimiento reconoció como víctimas dentro del escándalo de Hyundai en Colombia a las empresas Sida S. A. y Casautos S.A, tras evidenciar que resultaron afectadas por el pago de los millonarios sobornos que Mattos reconoció haber ofrecido y pagado a dos jueces de la República y a varios funcionarios de dos juzgados.

Cabe recordar que, el abogado Germán Eduardo Gómez Remolina, representante legal de la empresa Sida S.A., pidió que la compañía fuera acreditada como víctima dentro de este caso por los daños y perjuicios económicos que generó el escándalo de corrupción judicial denominado Hyundai.

«Nosotros aquí acudimos cómo deben acudir todas las víctimas de este país porque el único refugio que tienen es el derecho penal, esta es la sede natural en la cual las víctimas que han padecido por un delito, tienen para buscar la verdad, la justicia y la reparación, nosotros aquí venimos señoría con todo respeto a solicitarle a usted que nos reconozca tal calidad de víctima porque clamamos justicia y reparación», aseguró el abogado Gómez Remolina.

En su momento, indicó fueron cuantiosos los daños y perjuicios que causaron las medidas cautelares que impusieron los jueces de la República que fueron sobornados y que le permitieron a Carlos Mattos, seguir comercializando los vehículos de la marca Hyundai en el país.

De acuerdo con las investigaciones de la Fiscalía General de la Nación, el soborno que Mattos le envió al juez Huertas ascendió a los 700 millones de pesos.

CASAUTOS 

Este lunes el abogado Oscar Sierra Fajardo, defensor del concesionario Casautos S.A. también solicitó el reconocimiento como víctima desde de este proceso, tras advertir que los hechos de corrupción judicial afectaron económicamente a la empresa que entre los años 2016 – 2021, perdió en total 9.361 millones 421 mil pesos.

Entre los efectos del escándalo de millonarios sobornos,  se encuentra que la empresa Casautos S.A. tuviera que prescindir del 30% del personal y de la reducción de los ingresos por cuenta de la credibilidad que perdieron entre los clientes.

El juez aseguró que dadas las condiciones las empresas Sida S.A. y Casautos S.A.,  fueron reconocidas como víctimas que deben ser reparadas.

Actualmente, Mattos permanece en la cárcel de máxima seguridad de Cómbita en Boyacá, luego de que se hubiese destapado el escándalo de sus salidas clandestinas de La Picota, ubicada en el sur de Bogotá.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más