HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

Crece la preocupación por homicidios y casos de sicariato en Cali

Esta vez la escena tuvo lugar en la carrera 99 con calle 25, en inmediaciones del Centro Comercial Jardín Plaza. Allí, a las 6:25 a.m., un sicario, a bordo de una motocicleta, disparó contra Mauricio Balanta, un hombre de 56 años que ayer se movilizaba en su vehículo, y quien perdió la vida de forma inmediata por la gravedad de las heridas.

Aunque el presunto responsable del atentado dejó abandonada la motocicleta, metros más adelante la Policía lo capturó. El sujeto, detenido en flagrancia, tenía antecedentes por tráfico, porte y fabricación de armas de fuego.

“Esta situación es muy común, en muchas ocasiones las anotaciones por delitos en Colombia se dejan pasar por alto y, posteriormente, vemos en la calle a estos sujetos cometer crímenes”, dijo Juan Carlos Ruiz, profesor de la Facultad de Estudios Internacionales, Políticos y Urbanos de la Universidad del Rosario, de Bogotá.

En los primeros tres días de mayo se presentaron por lo menos doce homicidios. Nueve el domingo, uno el lunes y otros dos que ocurrieron ayer.

Ruiz habló con El País, y explicó que “los hechos relacionados con el sicariato no son una problemática nueva. Esta violencia se da por ajustes de cuentas entre bandas, generalmente que subcontratan a otros criminales que son expertos en asesinatos”.

La Defensoría del Pueblo se pronunció sobre el asesinato de Mauricio Balanta. En el documento recordó que en Cali se emitió una alerta temprana que advierte los riesgos de los líderes.

Además, puntualizó que esta es una problemática que se viene presentando desde años atrás, cuando estaban conformados los carteles de narcotráfico. “Cali, pero especialmente el Distrito de Aguablanca, ha estado siempre en la mira por ser uno de los sectores en los que más oficinas de cobro hay. Lo único diferente es que han cambiado las dinámicas, ahora afectan no solo a personas ligadas a bandas criminales, sino que también están inmersos en venganzas personales, deudas de dinero o en cuestiones pasionales”.

Con esto coincide Pablo Uribe, subsecretario de seguridad de Cali en el periodo 2017 – 2019, quien afirmó que “en la ciudad y en el suroccidente colombiano la situación es compleja por una serie de factores, pero principalmente porque en el Valle se encuentra Buenaventura, el puerto más importante de Colombia. Además, porque es la región en donde está la mayor cantidad de cultivos de coca. En ese sentido, hay unas enormes rentas criminales en juego, dado que los carteles y los grupos al margen de la ley utilizan el sicariato para proteger el dinero de su financiación”.

/Colprensa

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más