HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

Falleció la periodista Raquel Barrios 

El 6 de abril del presente año, a las 2:45 de la tarde, la periodista fue atropellada por una camioneta en la carrera 18 entre calle 27 y 28 del barrio Los Alcázares. 

La muerte desafortunadamente ganó la pelea. Nos ha golpeado a todos. Se llevó a Raquel Carolina Barrios Mejía. Apagó una voz del periodismo, la sonrisa, las ganas de luchar y guerrear para sacar adelante a sus dos hijos. Ayer, se despidió una de las consideradas mejor comentarista deportiva de Santa Marta.

La noticia que no era deseada que llegara finalmente le tocó la puerta a la familia Barrios Mejía, a eso de las 2:00 de la tarde, Luis Barrios, padre de Ranquel, recibió una llamada del médico de turno de la Unidad de Cuidados Intensivos de la clínica Avindanti con el fin de que firmara una autorización para poder realizar unas diálisis.

Sin embargo, al llegar al centro asistencial y al abrir la puerta principal, le confirmaron lo que nunca quiso escuchar, un paro cardiorrespiratorio le arrebató a su hija, de quien tenía la esperanza de ver levantar de la camilla donde permaneció por 10 días y contagiarse de su alegría.

Los médicos especialistas de turno pusieron todo su esfuerzo, reanimaron a Raquel por varios minutos pero nunca respondió; su corazón ya había dejado de latir y simplemente se había ido para siempre. El golpe mortal fue en la cabeza, le había afectado considerablemente el cerebro pese a las cirugías a las que fue sometida.

Luego de confirmarse la muerte, funcionarios de la unidad móvil de criminalística de la Policía Judicial se trasladaron hasta el centro hospitalario y adelantaron la inspección técnica del cadáver, seguidamente la condujeron hasta la morgue del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses.

EL ACCIDENTE 

Raquel Barrios nunca pensó que en la tarde del 6 de abril, cuando se dirigía a su casa con un mototaxista que tomó en la calle 15 entre carrera 7 y 8, zona céntrica de Santa Marta, una camioneta le arrebataría sus ganas de vivir y comerse el mundo.

Sobre la carrera 18 entre calles 27 y 28 del barrio Los Alcázares, ya muy cerca de su inmueble, donde la esperaban sus hijos y demás familiares, el conductor del vehículo gama alta, al parecer, no se percató de la señal de pare y se ‘voló’ la escuadra, impactando de forma brutal contra el automotor donde se transportaba la joven periodista.

Barrios Mejía salió expulsada y cayó abruptamente contra el pavimento, quedó inconsciente, con fracturas en sus extremidades inferiores y superiores y golpes de consideración en diferentes partes de su cuerpo, principalmente en la cabeza.

Las ambulancias de la red de la costa, como es costumbre cuando ocurre un accidente, no tardaron en llegar y en el menor tiempo posible, los paramédicos le brindaron los primeros auxilios a la joven y la condujeron rápidamente hasta la sala de urgencias de la clínica Bahía.

Desde el primer momento que ingresó los reportes médicos no fueron nada alentadores para los familiares, inicialmente recibieron la noticia de que había sufrido un trauma craneoencefálico severo, por lo que fue ingresada a la sala de cirugía, procedimiento que tardó más de 4 horas y aunque fue considerado exitoso, Ranquel se debatía entre la vida y la muerte.

Desde ese momento, padres, hermanos, tíos, primos y demás allegados se unieron en oración y no perdieron la esperanza de ver a Raquel recuperada.

Pero el seguro de la moto o del carro presunto responsable, con el cual asistían a Ranquel, fue consumido y tuvo que ser remitida a un centro asistencial donde la atendieran por medio de su EPS. Fue en ese momento cuando la joven recibió remisión a la clínica Avidanti, traslado que al parecer complicó su salud.

Los reportes médicos de la profesional en comunicación social siguieron siendo tenebroso para sus familiares, a sus afectaciones en la cabeza por el golpe que sufrió durante el accidente, se le sumaba otra problemática: insuficiencia renal, que pese a ser tratada por los galenos, no aguantó y sufrió un paro cardiorrespiratorio.

CAMIONETA ERA CONDUCIDA POR EXFUNCIONARIA DE LA GOBERNACIÓN 

Con sus ojos aguados y la voz entrecortada, Yolanda Mejía, madre de Raquel Barrios, reveló que la camioneta que atropelló a su hija y consecuencia del fuerte impacto murió, era conducida por Matilde Ester Maestre Rivera, quien fungió como jefe de la oficina de cultura de la Gobernación del Magdalena durante el mandato de Rosa Cotes.

Con el dolor de no poder volver a ver su hija, Yolanda también denunció que hasta el lugar de los hechos nunca llegaron los agentes de tránsito del Distrito de Santa Marta y uniformados de la Policía Metropolitana.

“Una pariente de Maestre Rivera habló con alguien por teléfono y el abogado de ellas, según dio la orden de que movieran el carro y se lo llevaran; todos sabemos que cuando existe un accidente de tránsito no se pueden mover los vehículos y el tránsito jamás llegó”, relató Yolanda.

Según Yolanda, después de los hechos, la hermana de Matilde Maestre, señalada como responsable de atropellar a Raquel junto al mototaxista, llamó al coronel de la Policía. “Esto quiere decir que la institución tenía conocimiento de lo ocurrido”, dijo.

La madre aseguró que instaurará una denuncia contra la Secretaría de Movilidad del Distrito y contra la Policía Metropolitana de Santa Marta. “También quiero denunciar a la Alcaldesa, que a pesar que es mi prima, jamás recibí de ella un mensaje de consuelo, como familiar y primera autoridad de esta capital”, recalcó.

Raquel Barrios, quien era egresada de la Corporación Unificada Nacional de Estudio Superior – CUN – inició su viaje para encontrarse con su amiga Janelys Briceño Pardo, también profesional en comunicación social y periodismo, quien falleció en septiembre pasado en el mismo centro asistencial a causa de un paro cardiorrespiratorio.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más