HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

‘Trampas humanas’ ponen en riesgo la vida de transecuentes

La falta de tapas y deterioro que se presenta en las distintas calles céntricas representa un peligro latente a las personas que caminan sin precauciones. 

Los comerciantes, residentes, vendedores y líderes de la comunidad que se encuentran en el Centro Histórico de Santa Marta están indignados por el inminente riesgo que representan los huecos, zanjas y andenes deteriorados ya que se han convertido en unas ‘trampas humanas’.

Caminar por las calles céntricas hasta llegar al sitio de trabajo, a una entidad bancaria, a cualquier oficina pública, o para realizar alguna diligencia personal exige de mucha concentración del transeúnte para evitar caer en los huecos que han quedado producto del vandalismo.

Casi ninguna calle céntrica se ha podido librar de los hurtos a las tapas de registro, rejillas o estructuras de hierro por parte de personas inescrupulosas que aprovechan la oscuridad y soledad nocturna para cometer sus fechorías.

La situación mantiene muy preocupados a los residentes en el centro histórico, en especial a quienes habitan en las denominadas calles peatonales como la 19 o Tumbacuatro, en donde también existen varios huecos producto de la destrucción ocasionada por vehículos con carga pesada.

Por tal razón se advierten adoquines hundidos y casetas de almacenamiento a las redes de telecomunicaciones sin tapas, que son un inminente peligro no solo a los caminantes sino a quienes de manera arbitraria transitan en sus motocicletas o bicicletas por las calles de uso exclusivo a peatones.

El triste panorama que muestran las ‘trampas humanas’ en la zona céntrica de Santa Marta es el pan de cada día sin que exista alguna entidad, institución o empresa privada que abandere una campaña en pro de esa recuperación. Pareciera que no hubiera dolientes ante esta aparente pequeñez que sin duda afecta la buena imagen de una ciudad con alta presencia de visitantes nacionales y extranjeros.

Según lo manifestado por Walfran Galindo, un vendedor de cocos, él ha sido testigo de la caída de algunas personas que afortunadamente solo han sufrido raspaduras y por tal razón se vio animado a rellenar el hueco de la calle 14 con carrera 4 esquina con las cáscaras de los cocos.

“Es muy triste ver este panorama acá ya que por este sector transitan muchas personas ya sea para realizar sus compras, llegar al banco o hacer sus diligencias. Al parecer se trata de gente inescrupulosa dedicada a robar las tapas de hierro sin importar el daño que causan”, comentó el vendedor.

Fue categórico al reconocer que la existencia de varios huecos en un mismo sector representa un riesgo no solo a los samarios sino también a los turistas quienes recorren por el centro histórico. “Mire allá esa zanja en donde se observan los cables telefónicos y que está justo en la entrada a una droguería, es una trampa peligrosa para cualquier persona desprevenida”, indicó Galindo.

Aprovechó para hacer un llamado a la autoridad competente para que por favor atienda el clamor de los vendedores del sector y puedan arreglar las tapas contribuyendo a mejorar la imagen de Santa Marta.

MÁS HUECOS 

Es realmente increíble la cantidad de huecos, zanjas y trampas peligrosas que pululan en el centro histórico de Santa Marta. Y justo en cercanías a las entidades bancarias como por ejemplo en la carrera 2 entre las calles 15 y 16 donde queda el banco de Occidente, allí se aprecian adoquines desprendidos y un hueco.

En la calle 14 entre las carreras 4 y 5 al lado del banco de Bogotá hay un andén muy deteriorado que pone en riesgo la integridad de las personas que caminan por allí. Es urgente su arreglo antes de que suceda una tragedia, “es mejor prevenir que lamentar” reza el adagio popular.

Justo a la entrada a las oficinas administrativas de la Asamblea del Magdalena se advierten dos trampas en el piso producto del vandalismo que se comete sin piedad contra los bienes públicos afectando la imagen de Santa Marta.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más