HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

Martha Lucía Álvarez no descansa por los derechos de las personas LGTB

Maltratada y denigrada, así se sentía Martha Lucía Álvarez Giraldo, mientras cumplía su condena en la cárcel de mujeres de Bucaramanga en 1995. Pero esto no era solo porque debía permanecer en aquel centro de reclusión, sino porque para ella se le violaron sus derechos como lesbiana. Ella, luchó por una visita íntima para las personas LGBT en una sociedad que todavía, para la época, era causa de discriminación.

27 años después, esta lucha sigue y se reconoce a Martha Álvarez como la mujer que le dio visibilidad a los derechos que tienen las personas LGTB privadas de la libertad.

En el 2004 la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) estableció que el Estado colombiano violó los derechos de Martha y ordenó acciones para repararla. Entre esas medidas, se acordó un acto de disculpas. Y así fue, públicamente el Estado pidió perdón por haberle negado la visita íntima en razón de su orientación sexual.

“Llegué a la reclusión de mujeres de Pereira y desde que llegué empecé a notar maltrato por parte de la guardia, por parte del señor director y empecé a denunciar maltrato ante la Defensoría del Pueblo, Personería y Procuraduría”, recordó Martha quien fue trasladada luego a Bucaramanga como un acto de castigo por su condición sexual.

“Han transcurrido 27 años desde que la Defensoría de Pueblo iniciara conmigo la lucha por el cambio, el cambio que era urgente, que no daba más tregua, en pro del respeto, dignidad y visibilidad de mujeres que día a día éramos discriminadas y maltratadas por miembros del Inpec y del Estado colombiano. Seres humanos que no teníamos derecho al amor”, relató Martha.

En la tarde de este martes se presentó, en acto simbólico, el informe de fondo sobre su caso y los avances que su lucha ha tenido en lo corrido de estos años. Por ejemplo, se han impreso ocho mil copias de ‘El Diario de Martha’, se han realizado mesas de trabajo para revisar el reglamento de los centros de reclusión y se organizaron visitas a las cárceles de mujeres donde se adelantaron actos de sensibilización sobre la protección de derechos de las personas LGBT.

“El escenario ha mejorado, pero no los suficiente. Los inconvenientes continúan, hay distancia entre el papel y la realidad, pero conforme se vayan implementando los acuerdos con el Estado, el avance puede ser mayor, para que las muchachas y muchachos en prisión ya no tengan que pagar dos condenas en lugar de una, como las tuvimos que pagar en el pasado; una contraída con la sociedad y otra por amar a otra mujer”, agregó Martha.

Para Marcela Sánchez Buitrago, directora ejecutiva de Colombia Diversa, es un caso exitoso que debe ser difundido en el país por muchas razones: Porque hay acuerdo amistoso entre las partes, porque se logró una reforma en el sistema carcelario y creó estándares en las personas privadas en la libertad. “Pero este acuerdo se cumplirá al 100 % cuando ya no haya violaciones de derechos humanos de las personas privadas de libertad”, mencionó Sánchez.

“Pedimos seguir adelante o vigilar el sistema de quejas de los distintos internos ante la Defensoría y el Inpec, sobre lo que está pasando hoy y la forma en que se estas quejas se resuelven ¿qué pasa con el mantenimiento del traslado como castigo? ¿Qué pasa con seguir considerando las expresiones afectivas de las parejas del mismo sexo como un atentado a la moralidad de terceros? ¿Qué pasa con la disponibilidad de espacios dignos para las visitas de todas las parejas?, se cuestionó la directora de Colombia Diversa.

Adicionalmente, Marcela Sánchez contó que la documentación del caso de Martha fue recibida por el Archivo General de Colombia en la Colección de las Mujeres y la Lucha por sus Derechos. El padecimiento de Martha, lo que vivió, sus angustias, sus alegrías y conversaciones con su abogada, quedarán para la historia. 20 años que dan cuenta de la moral de la época y la vida cotidiana de las lesbianas en Colombia.

Por otra parte, la Presidente de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Julissa Mantilla, enfatizó que este acto simbólico es un evento que impulsa un caso con un impacto altamente significativo en la lucha contra la discriminación y reconocimiento de la diversidad de las mujeres.

“Mi apoyo total y mi compromiso para continuar impulsando todas las recomendaciones que fueron emitidas en el informe de fondo. La CIDH tiene la expectativa de que se logre el cumplimiento total de estas recomendaciones y que de esta manera se garantice que Marta Lucía sea reparada integralmente”, concluyó Julissa.

Este acto de lanzamiento del informe del artículo 51 de la CIDH en el caso de Martha Lucía Álvarez se realizó mediante la Agencia Nacional de Defensa Jurídica del Estado, como parte del acto de reparación y reconocimiento de la lucha de esta activista.

/Colprensa

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más