HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

‘Casa Goenaga’ selló puerta para evitar ser vandalizada

Narra la historia que en el año 1998 esa edificación fue adquirida por el Distrito de Santa Marta con recursos donados por el Gobierno Español. 

POR 
EDGAR 
TATIS GUERRA 

La emblemática ‘Casa Goenaga’ que sirvió como sede de la Alianza Francesa durante varios años se encuentra abandonada y cerrada, pero lo más curioso es que su puerta principal fue sellada con bloques y cemento.

Dicha edificación de estilo republicano ha sido ‘blindada’ con alambre de púas que rodean la reja que la protege en su parte exterior para evitar que las personas mal intencionadas ingresen a la casa y la usen como refugio.

Es válido recordar que esta majestuosa edificación a lo largo de su historia tuvo varias reformas recogiendo diferentes estilos arquitectónicos. Fue construida por el gobernador del Magdalena Florentino Goenaga Gómez en 1916 y reseña la historia que en ese predio funcionó una de las bibliotecas más antiguas y especializadas en Derecho del país, la ‘Biblioteca San Pedro Alejandrino’ compuesta por más de 10.000 volúmenes.

En la actualidad está abandonada a su suerte, a merced de la soledad, cuando bien podría ser sometida a un mantenimiento riguroso de conservación y luego habilitarla como un gran centro cultural de exposiciones o sitio de tertulias aprovechando sus amplias salas y estratégica ubicación  en el Centro Histórico de Santa Marta.

Hacia el año de 1998 la ‘Casa Goenaga’ fue adquirida por el distrito de Santa Marta con recursos donados por el Gobierno Español, que mediante contrato de comodato suscrito con la Alianza Francesa la cedió para que funcionaran sus oficinas y sirviera a la vez como galería de arte, espacio cultural y escuela de enseñanza del francés.

Algunos comerciantes y residentes que están en los alrededores de la ‘Casa Goenaga’ coinciden al afirmar que la edificación está descuidada, desprotegida y sin vigilancia alguna. Por esa razón valdría la pena que fuese sometida a un proceso de recuperación que permita aportar al proyecto de revitalización del Centro Histórico como espacio urbano de desarrollo.

Urge una intervención interinstitucional que pueda jalonar una transformación a la mal llamada ‘zona de tolerancia’ para volverla un polo de desarrollo social, económico y cultural que atraiga a más visitantes potenciando la reactivación turística con nuevas inversiones al sector, pero antes se requiere la reubicación de los establecimientos dedicados al lenocinio, la explotación sexual y el traslado del centro transitorio de reclusión de la estación norte.

Desde el sector privado y bajo el liderazgo de Diana Giraldo, quien preside la Corporación Centro Histórico, se avanza en una estrategia integral orientada a consolidar entornos seguros, y en esa apuesta se planea ubicar algunas alarmas comunitarias en puntos críticos, las cuales se harán sonar ante la presencia de personas sospechosas, mientras que en tiempo real se le estaría informando al cuadrante de la Policía Metropolitana de Santa Marta para que garantice la protección.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más