HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

Hombre que envenenó a sus dos hijos pagaría 60 años de prisión

 

La pareja del hombre no quería continuar su relación y por ello decidió envenenar a sus hijos. 

El hombre que al parecer envenenó a sus dos hijos de 7 y 2 años respectivamente con herbicida, podría exponerse a una máxima de 60 años tras demostrarse su responsabilidad.

Así lo anunció la fiscalía seccional Cesar, la cual mediante el juez 2 Penal Municipal con funciones de control de garantías de Valledupar procedió a legalizar la captura en situación de flagrancia a Francisco Javier Hernández Rojano.

El indiciado no estuvo presente en la audiencia por su complicado estado de salud que lo mantiene en una UCI en un centro asistencial de  Valledupar, debido a que  también tomó veneno, pero el líquido solamente fue letal para los niños.

Una vez Hernández Rojano se recupere, la Fiscalía procederá a imputar los delitos de homicidio agravado, por la muerte del niño y de feminicidio agravado, por la muerte de la niña, al tiempo que solicitará la imposición de medida de aseguramiento en centro carcelario por estos hechos.

El pasado domingo 27 de marzo de 2022 dos menores de 7 y 2 años de edad murieron luego de ser envenenados al parecer por su padre, en el corregimiento de San José de Oriente, jurisdicción de La Paz, Cesar.

Las autoridades aseguraron que el hecho ocurrió en la vivienda del progenitor ubicada en el barrio El Páramo.

La inspectora de La Paz, Eslendy Arrieta, afirmó que al parecer la compañera sentimental del hombre no quería continuar con la relación por lo que este decidió encerrarse en un cuarto con los menores e hizo que consumieran herbicidas.

“La comunidad manifestó que fue por problemas pasionales. Al parecer la esposa del hombre ya no quería vivir más con él y tomó la fatal decisión de encerrarse con los niños mientras ella se encontraba en la casa de sus padres”, dijo.

 UN ADIÓS LLENO DE DOLOR Y LÁGRIMAS 

A las 3:00 de la tarde, luego de los oficios religiosos, de nuevo los ataúdes blancos son llevados por la avenida principal del pueblo, hasta el Cementerio local. Era el último recorrido de los dos niños por la tierra que los acogió, ya no se verán más saltando y corriendo de alegría, como ese domingo cuando se fueron con su padre sin imaginarse que no volverían a sonreír.

De nuevo el dolor y el llanto se apoderó de los asistentes, una patrulla motorizada de la Policía Nacional con la sirena encendida, avisaba el paso del cortejo que paralizó a San José de Oriente. A un lado de los féretros, su madre y familiares, quienes ya sin fuerza siguen pidiendo una explicación a lo sucedido.

Pasadas las 4:00 de la tarde, el momento más duro llegó, había que despedir para siempre a los pequeños Adriana Lucía y Moisés Javier. Entre lágrimas y flores blancas fueron sepultados, quienes ahora se convierten en dos ángeles para quienes hoy lloran su inesperada partida.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más