HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

UNICEF pide que «no se olvide» a Yemen ante la guerra en ucrania

El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) ha reclamado que «Yemen no sea olvidado como emergencia» ante el impacto de la guerra en Ucrania sobre la situación en el terreno y el posible recorte de fondos para la respuesta humanitaria y pide aumentar la entrega de ayuda para evitar «un colapso» en el país.

El jefe de operaciones de UNICEF en Yemen, Gianluca Buono, ha resaltado en una entrevista concedida a Europa Press que el organismo está «muy preocupado» por la situación y ha destacado que, siendo el conflicto la principal causa de la crisis, a él se suman una crisis económica y social que ahonda el impacto sobre la situación de la población.

«Es una situación muy compleja, muy difícil», ha dicho, antes de reconocer que la guerra en Ucrania «está impactando muchísimo por muchas cosas». Así, ha apuntado a la relevancia de Ucrania en la importación de alimentos y cereales y a las repercusiones «sobre la producción y entrega de gasolina y gas conectada a Rusia».

Asimismo, ha valorado que «todo el aspecto relativo a la recaudación de fondos puede ser limitado para otras emergencias porque Ucrania va a dar una tensión muy grande en ese momento», al tiempo que ha recordado que además hay otras graves crisis humanitarias en países como Afganistán, Siria o República Democrática del Congo (RDC).

Sin embargo, Buono ha resaltado que la crisis humanitaria en Yemen «es catalogada como una de las más graves del mundo» y ha reiterado la necesidad de que se entregue «muy rápido» financiación internacional para poder mantener los programas de ayuda de UNICEF sobre el terreno.

Buono, que llegó al país hace tres años, ha recalcado que «la situación es mucho peor ahora» que entonces y ha alertado del riesgo de que «sea una crisis olvidada». «En algunas circunstancias y en algunos sectores estamos próximos al colapso», ha dicho, antes de advertir de que «si la comunidad internacional no ayuda (…) claramente se acelera el proceso de colapso de la sociedad yemení, sin duda».

Los datos de Naciones Unidas revelan «una situación muy compleja» en la que 23 millones de personas están en situación de necesidad de ayuda humanitaria, entre ellos casi trece millones de niños. Esto significa que «cuatro de cada cinco niños y niñas necesitan ayuda humanitaria en estos momentos», ha lamentado.

A ello se suman que en la actualidad hay casi cuatro millones de desplazados internos, incluidos dos millones de niños, mientras que un total de 2,2 millones de niños yemeníes sufren desnutrición aguda, entre ellos 500.000 que sufren desnutrición aguda grave.

En este sentido, ha explicado que el país cuenta con «un sistema de red social muy débil» y ha agregado que la situación de los servicios básicos «no dan la posibilidad a los niños y sus familias de acceder a ellos de forma regular». «El acceso a los servicios básicos resulta muy difícil en estos momentos», ha subrayado.

«La infraestructura civil, que incluye infraestructura escolar, social y clínicas de salud, está dañada o destruida en un número demasiado grande», ha lamentado, antes de destacar la situación en el sistema educativo, donde a los daños materiales se suma que «muchos profesores o maestros que no recibieron su sueldo durante los últimos años volvieron a otra profesión, dejando a muchos niños sin la posibilidad de tener un ciclo educativo regular».

PROGRAMAS SOBRE EL TERRENO

Por ello, Buono ha recordado que Naciones Unidas hizo la semana pasada un llamamiento para recaudar 4.200 millones de dólares (cerca de 3.820 millones de euros) en el marco del Plan de Respuesta Humanitaria, de los cuales 250 millones de dólares (unos 228 millones de euros) son necesarios para financiar las actividades de UNICEF durante los próximos seis meses.

«Son actividades muy importantes porque van a salvar vidas con la entrega de ayuda humanitaria inmediata y ponen la base para una estructuración de sistemas que va a dar ayuda de manera más regular», ha explicado, antes de incidir en que UNICEF cuenta con una oficina central dividida en cinco oficinas de campo en Yemen. «Es una de las operaciones de UNICEF más grandes en el mundo», ha ensalzado.

En este sentido, ha reseñado que hay algunas áreas, como la alimentación, el agua y el saneamiento, la salud, la educación y la protección de la niñez a nivel psicológico que «necesitan un enfoque particular» por parte de los donantes.

Asimismo, Buono ha argumentado que es importante que los procesos políticos y diplomáticos en marcha «puedan ayudar de una forma u otra para que los puertos sean abiertos y para que el acceso del sistema de la ONU y sus socios a las áreas donde podemos entregar ayuda humanitaria sea permitido».

«Muchas veces es permitido, otras veces hay que negociar», ha reconocido, al tiempo que ha mostrado el deseo de UNICEF por contar con un «acceso regular» a algunas zonas del país, especialmente en áreas remotas. Sin embargo, ha destacado que estos problemas de acceso «después se solucionan» para permitir el paso de la ayuda.

«Nos gustaría tener un acceso regular, sin la necesidad de negociar, pero a veces por motivos de seguridad y por cómo son organizadas las cosas en las áreas de todo el país, en algunas circunstancias somos retrasados en la entrega de ayuda humanitaria», ha dicho, al tiempo que ha reiterado que «siempre se negocia a nivel de campo y con las autoridades en todo el país».

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más