HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

En Kiev proyectiles rusos reducen las casas a cenizas

Cuando Yevghen Sboromyrskiy vio su casa ardiendo tras un bombardeo ruso en las afueras de Kiev, se puso a temblar tanto que no pudo ni llevarse un cigarrillo a la boca. 

Con cada explosión, los vecinos de Irpin, al noroeste de Kiev, se agachaban detrás de unas vallas. Pero Sboromyrskiy, conmocionado, se quedó de pie en medio de la calle, tembloroso.

«Estaba abriendo el frigorífico para agarrar unos huevos», explica el hombre de 49 años, entre lágrimas. «Después, hubo un gran estruendo y el frigorífico se me cayó encima, y luego lo hizo toda la casa», recuerda.

En el jardín trasero, su pastor alemán empezó a ladrar y correr en círculos mientras la casa ardía y se intensificaban los combates.

El humo se hizo más espeso y sus vecinos empezaron a gritar, tratando de advertirle de la explosión de un tanque de reserva de combustible en una pequeña bodega.

Sboromyrskiy empezó a correr, con su camiseta cubierta de hollín, antes de detenerse y caer de rodillas.

«Mi entera vida se ha ido», solloza. «Mi esposa logró salir por la ventana y gracias a Dios, mis hijos se habían ido a una tienda 10 minutos antes. Gracias a Dios. Esa cosa se estrelló en su habitación», cuenta.

«Podían haber muerto», dice, antes de soltar unas lágrimas.

Una semana después del inicio de la invasión rusa de Ucrania, los ataques mortales e indiscriminados contra barrios residenciales se han intensificado.

En las afueras de Kiev, la capital, el paisaje se transformó en columnas de humo negro. Los habitantes de la zona están asustados y al mismo tiempo, desconcertados.

No está claro cómo piensan los rusos tomar la ciudad desde este frente, ya que el gobierno ucraniano decidió destruir los puentes de la zona occidental de la capital para impedirles el paso.

Los habitantes de Irpin explican que algunos tanques rusos pasaron por la zona el jueves por la noche y destrozaron un almacén utilizado por el fabricante de cosméticos estadounidense Mary Kay.

«No sé qué están haciendo los tanques porque no pueden cruzar el río para llegar a Kiev», comenta un guardia de seguridad local, Vasyl Prikhodko.

«Están disparando a cosas. Luego retroceden. Tal vez sólo tratan de asustarnos», reflexiona el hombre, de 47 años.

Bucha, la ciudad vecina de Irpin, se ha convertido en un cementerio de vehículos blindados rusos que intentaron entrar en Kiev la semana pasada.

En una calle de esta ciudad desértica y parcialmente destruida están los restos quemados de tanques y otros vehículos blindados.

´Espero que sobrevivamos´, dijeron/AFP

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más