HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

AGC amenazó a miembros del INPEC y a Defensores de Derechos Humanos

Através de un panfleto, las Autodefensas Gaitanistas de Colombia (Agc) amenazaron a Edwin Cardona, director de la Penitenciaria de Cúcuta; y a William Silva y Luis Castañeda, dragoneantes del Instituto Nacional Penitenciario de Colombia (Inpec), por supuestamente, ser parte de una red de corrupción que operaría al interior de la Cárcel de Cúcuta.

Enrique Pertuz y Carlos Ramos, directivos de la Corporación Red Departamental de Defensores de Derechos Humanos, (Corporeddeh) también recibieron las mismas amenazas.

En el documento las Agc indican que esas cinco personas, presuntamente, acatan órdenes del Eln y favorecen a miembros de otros grupos ilegales.

“Para venderles solo al Eln, Farc y Epl; dejando a los demás presos sin droga y con constante maltrato a sus visitas”, se lee en el panfleto.

También les dieron 48 horas para irse del Inpec y de Cúcuta, o de lo contrario, los asesinarían.

Sin garantías de seguridad

Ante la clara amenaza de muerte, Pertuz, Ramos, y los dragoneantes Silva y Castañeda, respondieron a través de un comunicado, señalando que el ‘temor’ de las Agc no es que ellos sean parte de una supuesta red de corrupción, sino por sus labores sindicales, para la protección de los derechos humanos.

El general Óscar Moreno, comandante de la Policía de Cúcuta (Mecuc), lamentó las amenazas contra los funcionarios y explicó que ellos son civiles y deben exponer el caso ante la Unidad Nacional de Protección (UNP).

“De esa forma podría tener un esquema de seguridad. Además, es competencia de la Policía Judicial del Inpec analizar si el panfleto fue elaborado por reclusos y apoyar, con garantías de protección, a sus funcionarios”, indicó el alto mando policial.

Secuestran a un menor de edad
El miércoles, hacia las 9:30 de la mañana, un menor de 16 años fue secuestrado por presuntos integrantes de las Agc.

Se conoció que seis hombres, armados con fusiles y pistolas, llegaron hasta el corregimiento Palmarito y se llevaron al niño, indicándoles a sus padres que debían pagar $50 millones por su liberación.

El plazo para pagar era hasta ayer, al mediodía, de lo contrario lo asesinarían, pero al cierre de esta edición se conoció que el niño fue dejado en libertad.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más