HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

Se roban las rejillas y lo que dejan son ‘trampas humanas’

Algunos comerciantes invitan a los propietarios de las denominadas ‘chiveras’ para que no compren tapas ni rejillas a recicladores.  

Los vándalos no dan tregua en Santa Marta y continúan robando las rejillas de los desagües pluviales, las tapas de los registros de alcantarillado e incluso las plantas ornamentales.

El sector comercial que está ubicado sobre la Avenida del Ferrocarril rechaza de forma contundente estas malas actuaciones por parte de algunos habitantes en condición de calle que bajo los efectos de las drogas alucinógenas se dedican a hurtar lo que encuentren a la vista.

“Desde todo punto de vista reprochamos el robo de las tapas del alcantarillado y de las rejillas de los desagües porque quedan huecos peligrosos. Por esta razón nos hemos visto obligados a colocar troncos y trapos rojos que adviertan el riesgo de caer en esas trampas viales”, denunció un comerciante.

Así mismo hizo un llamado a los propietarios de las denominadas chiveras para que no compren esos materiales hurtados y de esta manera se pueda desestimular esa mala práctica.

“Hago un llamado a la sensatez y al sentido común para que no se patrocine a los vándalos que están perjudicando los bienes públicos. No podemos permitir más hurtos de tapas ni rejillas porque la que se ve perjudicada es la ciudad y su movilidad vial. Basta ya”, recalcó el denunciante.

Es importante mencionar que el vandalismo por parte de ciertas personas inescrupulosas se extiende a lo largo y ancho del centro histórico en donde no respetan ni las plantas ornamentales ya que las extraen de las jardineras, macetas o zonas verdes.

En las cámaras de vigilancia instaladas en algunos establecimientos de hospedaje, restaurantes, bares y otros negocios ha quedado registrado el momento exacto en que un ladrón, quien aparentemente se dedica al reciclaje, arranca de raíz unas plantas florecidas, mientras otros han sido sorprendidos con tapas robadas en sus manos.

De continuar los inescrupulosos robando las tapas y rejillas de hierro en cualquier calle céntrica y existan reducidores que las compren, será muy difícil acabar con este círculo delictivo en Santa Marta, mientras tanto aquellos malhechores agarrados en flagrancia reciben una sesión de ‘paloterapia’ que les haga pensar sobre su mal comportamiento.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más