HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

Procuraduría apoya la preclusión

La Procuraduría General de la Nación solicitó ayer, en medio de la audiencia que se adelanta contra el expresidente Álvaro Uribe Vélez, por presunta manipulación de testigos, que se precluya la investigación. 

El delegado del Ministerio Público, Jorge Enrique Sanjuán, le dijo a la juez 28 penal del Circuito con Función de Conocimiento, que se archive la investigación que se adelanta contra el líder del Centro Democrático por soborno en actuación y fraude procesal.

Sanjuán aseguró que, “los servicios que requirió el expresidente Álvaro Uribe de Diego Cadena fue más de investigador que de abogado, para recolectar y constatar la información que permite conocer en detalle las personas y verificar la información que le había llegado de voz del abogado Abelardo de la Espriella”.

El procurador señaló que la Fiscalía incurrió en una omisión, al pedir la preclusión por hechos y no por delitos y que eso tiene unas consecuencias jurídicas.

Explicó además que Monsalve no fue testigo de los hechos con los que aparentemente pretendió enlodar al excongresista, por lo que se configura, según el Procurador, una tipicidad objetiva.

«Los elementos materiales de prueba, evidencia física y elementos de conocimiento lo que nos indican por el momento es que hay un alto grado de probabilidad de que Juan Guillermo Monsalve, no haya pertenecido al grupo paramilitar denominado ‘El Metro’ y que por lo tanto, sus dichos pasados (testimonios rendidos) no sean ciertos lo que es desconfigura ciertamente este tipo penal, (soborno en actuación penal)», señaló.

Así mismo, indicó que luego de ser condenado a una pena alta, Monsalve empezó a declarar para lograr ser beneficiado de las sentencias alternativas de la justicia transicional.

Monsalve ha sostenido que Uribe habría sido crucial para la creación del Bloque Metro de las Autodefensas, pues el testigo es hijo de un antiguo mayordomo de la Hacienda Guacharacas, propiedad de la familia Uribe Vélez hasta 1996.

Concluyó que frente a la alta posibilidad de que el testigo no hiciera parte de las Autodefensas queda la misma duda sobre la veracidad de sus señalamientos contra el expresidente Uribe. Igualmente calificó a Monsalve como un testigo sospechoso.

Argumentó que es posible que entre el abogado Diego Cadena y Enrique Pardo Hasche, privado de la libertad en la cárcel La Picota para la época en la que aparentemente ocurrieron los sobornos, hayan ejercido algún tipo de presión contra Monsalve.

Agregó que,  «el ministerio público considera que hay cierta probabilidad de que entre el abogado Diego Javier Cadena Ramírez y el recluso Enrique Pardo Hasche, hayan presionado a Juan Guillermo Monsalve para que se retractara de sus dichos pasados pero lo que considera es que la misma prueba demuestra en un alto grado de probabilidad y más allá de toda duda razonable, que no fue (Juan Guillermo Monsalve), un testigo de un hecho delictivo».

¿PROCURADURÍA A FAVOR DE DIEGO CADENA? 

En la exposición de argumentos, la Procuraduría no solo acompañó la solicitud de la Fiscalía de precluir la investigación contra el exmandatario, por dos delitos, sino que advirtió que el supuesto soborno en actuación penal tampoco ocurrió en el caso del abogado Diego Cadena.

«Como la imputación que se le hizo al expresidente Álvaro Uribe fue a título determinador… En criterio del Ministerio Público y por las razones dadas, las conductas de Diego Cadena y Enrique Pardo, son atípicas del soborno en actuación penal y por tal razón no se puede reprochar una determinación a Álvaro Uribe Vélez en ello», dijo el delegado.

Para el delegado, las declaraciones que reposan en el expediente remitido por la Corte Suprema de Justicia, dan cuenta de que no existió el delito en soborno en actuación penal, ni en el caso de Diego Cadena y en el de Uribe.

La situación llama la atención respecto a que mientras la Procuraduría en este caso asegura que hay atipicidad de la conducta –en otras palabras, que no se cometió el delito, hablando particularmente con Diego Cadena– en otro proceso el abogado se encuentra en juicio por los mismos hechos.

El delegado del Ministerio Público aseguró que las actuaciones de Cadena pueden ser cuestionables en el ámbito disciplinario, pues no son buen ejemplo, pero que no necesariamente deberían terminar en el escenario jurídico.

“La manera de proceder del abogado Diego Cadena para ofrecer beneficios al eventual testigo no es la que se espera de un profesional del derecho, pero el reproche que se le podía decir por esa manera de conducir, sí es propio del derecho disciplinario y no estructura el delito de soborno en actuación penal”, advirtió el funcionario.

Indicó que el expresidente Uribe tampoco contactó a Enrique Pardo Hasche, quien se encontraba en la misma cárcel que Monsalve, sino que fue el mismo Hasche quien buscó que el testigo se reuniera con abogados cercanos al expresidente. Para el procurador del caso, quien mostró interés en la retractación de Monsalve fue Pardo Hasche.

Luego de la intervención de la Procuraduría, le corresponderá el turno a la defensa del expresidente Uribe argumentar el por qué de la solicitud de la preclusión. Al finalizar esa intervención, la juez deberá tomar una decisión sobre la preclusión del proceso./Colprensa

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más