HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

Carestía ‘azota’ los bolsillos samarios

La libra de papa se compra en $2.000, mientras que el kilo de queso duro vale $19.000, el queso blando a $17.000 (dos libras) y el cartón de huevos por 30 unidades sale en $12.500. 

POR 
EDGAR 
TATIS GUERRA 

Sorprendidos y muy preocupados están los samarios debido al aumento que se registra en los precios de los alimentos que conforman la canasta básica familiar.

Carestía 'azota' los bolsillos samarios En un recorrido por la principal despensa de Santa Marta y por la plazoleta de pescados y mariscos se pudo constatar la carestía en los principales alimentos como la carne de res, pollo, huevos, aceite, queso, verduras, víveres, abarrotes y frutas.

En un sondeo hecho de forma aleatoria entre varios compradores existió una coincidencia al decir que la vida está dura y costosa. Pero además que el dichoso aumento en el salario básico a un millón de pesos resultó ser un espejismo porque sencillamente la plata no alcanza y la carestía ‘azota’ los bolsillos de los samarios.

Según lo manifestado por Sigifredo Hurtado Molina, quien expende pescados en el puesto 51 de la plazoleta del antiguo Pueblito, los precios de los productos marinos han incidido en su comercialización, aunque destacó que posee una clientela fiel a la que permite brindarle estímulos. “En casi todos los pescados se han presentado aumentos en los precios. Tenemos la libra de pargo rojo grande en $15.000 mientras que si son pequeños valen $20.000. El atún aleta amarilla que es pura pulpa se vende en $11.000 la libra, también tenemos salmón criollo a $10.000 la libra”, explicó Hurtado.

Carestía 'azota' los bolsillos samarios

Uno de los compradores fieles en la plazoleta de pescados es Jair Padilla Vásquez, quien confirmó la carestía que se registra en los alimentos de la canasta básica familiar y exteriorizó su preocupación ya que a muchas personas les toca primero hacer un recorrido por varios puntos de venta, sondear precios, calcular la compra y finalmente hacer rendir el presupuesto.

“Es increíble como sigue subiendo el precio de la papa ya que la libra se compraba en $1.400 y ahora está en $2.000, lo mismo ocurre con el aceite por tres litros que se pagaba en $15.000 y actualmente el más económico se expende en $23.000, y de la carne de res ni hablemos porque está costosa”, indicó.

Padilla asegura que no quisiera imaginarse cuáles serán los precios en los pescados en la Semana Santa que se avecina y reconoce que el panorama no es muy alentador a la población colombiana.

Vale mencionar que la carestía en los alimentos básicos de la canasta familiar no obedece al desabastecimiento sino a factores que inciden en el alza como por ejemplo el aumento en los peajes por carreteras y para los cultivadores el exceso en los precios de los insumos agrícolas.

Carestía 'azota' los bolsillos samarios

Respecto a los precios de la carne de res está incidiendo bastante la decisión por parte de algunos ganaderos con apoyo del gobierno nacional para que vendan sus vacas en pie a otros países dejando un vacío enorme al consumo local pero además sin vísceras tales como hígado, riñón, bofe, lengua, corazón, panza, etc.

Elba Cabana Ibarra, quien lleva varios años como vendedora de camarón, jaiba, chipi chipi, raya y otros ‘frutos del mar’, dijo que actualmente no existen precios estándares en la plazoleta de pescados y mariscos porque hay una variación que puede ajustarse a la cantidad que el cliente desea llevar.

“A nivel general los precios de la canasta familiar van para arriba sin posibilidad de echar un revés para atrás. Aquí tenemos la libra de pulpa de jaiba en $10.000 mientras que las huevas procesadas se venden en $5.000 la libra. La bolsa de chipi chipi de mar por libra vale $10.000. Acá tenemos una gran variedad de productos del mar bien refrigerados y con un manejo higiénico para garantizar calidad”, anotó.

Carestía 'azota' los bolsillos samarios

CARNE POR ‘LAS NUBES’ 

Uno de los vendedores de carne de res más antiguos en la plaza de mercado asegura que el gobierno nacional ha sido un benefactor a los ganaderos quienes exportan toneladas de reses en barcos sin analizar el detrimento causado a la seguridad alimenticia del pueblo colombiano.

“Existen países que están comprando el ganado en pie y lo transportan en grandes embarcaciones, lo que está generando graves afectaciones al mercado interno. La libra de carne se consigue desde $12.000 en adelante, yo veo con preocupación que la gente no le alcanza su dinero y ha disminuido el consumo de carne, pollo y huevos”, recalcó.

A su turno un vendedor de carne de cerdo se mostró optimista ya que las personas están consumiendo más esa carne que puede comprarse desde $8.000 la libra. “Tenemos la costilla de cerdo en $8.000 la libra, el brazo a $7.000, mientras que la pulpa cuesta $9.000, en términos generales los precios se han mantenido estables debido a la importación de cerdo que favorece al consumidor”, indicó Fredy Tesillo.

Carestía 'azota' los bolsillos samarios

VERDURAS Y FRUTAS 

Con relación a los precios de las verduras y frutas se pudo confirmar que algunas llegan a Santa Marta procedentes del interior, por esa razón se advierte carestía por ejemplo en el bulto de papa que pasó de $90.000 a $160.000, vendiéndose la libra en $2.000.

El plátano por unidad se compra en $1.000 sea verde o amarillo, mientras que la libra de tomate cuesta $1.500; la libra de cebolla roja vale $2.000; la libra de yuca se paga a $1.200 y los guineos verdes se compran 4 unidades por $1.000.

Las frutas con precios estables son la guayaba y el torombolo, contrario al lulo y la maracuyá cuya libra se paga en $3.000 pero además el tomate de árbol que se vende a $2.000 la libra.

Carestía 'azota' los bolsillos samarios

En lo que respecta al ajo, cebollín, repollo, ahuyama y demás verduras siguen subiendo de precios lo que ha incidido en las ventas porque los compradores no suben al segundo piso del edificio del mercado ya que prefieren comprarles a los venezolanos que abundan en los alrededores de la plaza principal.

“Estamos padeciendo una situación tremenda, las ventas han caído en gran medida porque los compradores les da pereza subir por la rampa hasta acá, el ascensor aún no ha sido reparado. Es inaudito que la plata no alcance a los samarios a quienes invito a que vengan a la plaza principal del mercado público en donde les podemos ayudar a rendir su dinero”, Jairo Vanegas, quien lleva 38 años como vendedor.

Un comerciante dijo con cierta ironía y picardía que el artista vallenato Diomedes Díaz fue un clarividente ya que en su canción ‘El mundo se acaba’ dice: “Ay! Dios mío esta vida si está cara y la plata ya casi no se consigue Ay! Dios mío borracha situación y la carne la veo en televisión”.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más