HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

Pérdida, duelo y salud mental en medio de la pandemia sanitaria

La pandemia del Covid-19 ha impactado la vida de las personas de muchas maneras, incluida la muerte de seres queridos. Algunas personas se han infectado, pero lo superaron, y otras, lamentablemente, han muerto.

Se entiende que eventualmente todo ser humano enfrentará la muerte de un miembro familiar u otro ser querido en algún momento de la vida, pero nunca se está mental y emocionalmente preparado para enfrentar algo como la muerte repentina y solitaria de un paciente de Covid-19.

El efecto nefasto del mismo, ha impactado alrededor de 1.942 personas en Santa Marta; una situación de gran complejidad a la que se sumó la necesidad de asumir protocolos severos ante los decesos, para mitigar el contagio, y con ello los efectos que en materia de salud mental trajo consigo no poder acceder a la dinámica convencional del manejo de los cuerpos de los seres queridos.

Bajo esta perspectiva, el Ministerio de Salud y Protección Social en Colombia, cuando inició la pandemia, dispuso que para el manejo, traslado y disposición final de cadáveres por Covid-19 se debía “evitar la realización de rituales fúnebres que conlleven reuniones o aglomeraciones de personas”. Un escenario totalmente atípico incluso para aquellos familiares que cuentan con recursos o estrategias de afrontamiento para asumir la pérdida; pero un escenario totalmente desalentador para quienes presentan dificultades para asumir la carga emocional que esto acarrea, con incidencia negativa que incrementa la posibilidad de experimentar lo que la ciencia hoy reconoce como duelo complicado.

Según lo informado por la estudiante de último semestre de Psicología, Laura Padila Latorre, un duelo complicado, caracterizado por la prolongación del proceso de duelo normal sobre la base de verse estancado en alguna de las etapas que le son propias en el abordaje del duelo y el dolor; asimismo, la falta de regulación emocional que puede derivar en conductas desadaptativas como la prolongación del dolor/malestar, presencia de cuadros clínicos como la depresión, trastorno de pánico e incluso brotes psicóticos. Conductas que estarán mediadas por elementos tan particulares como el tipo de vínculo, las características de la pérdida, el apoyo social y los aspectos individuales del doliente.

“Este es un evento en el que ninguna persona se encuentra preparada y más en estos momentos en días de pandemia. La muerte por Covid-19  es natural, pero al ser un tema sanitario a nivel mundial se realiza un manejo diferente al momento de la muerte. La persona sale directamente al horno de cremación y no se le puede realizar ningún homenaje velación”, afirmó la doctora Padilla Latorre.

LIDIAR CON EL DOLOR  

El primer paso para lidiar con el dolor y duelo es comprender que es parte de un proceso normal en la vida, en el que puedes experimentar emociones inesperadas de ira, incredulidad, culpa y profunda tristeza. Estas son reacciones normales cuando experimentas este tipo de dolor y pérdida.

La pandemia de Covid-19 es un evento dramático que amplifica esos sentimientos en nosotros. Debido a las medidas de distanciamiento social, muchas personas se han sentido tristes y culpables de no poder estar allí para su ser querido en sus últimos días de vida. Debes ser compasivo contigo mismo, para que tu proceso de duelo pueda ser saludable y no te afecte negativamente.

“Es importante destacar que el duelo lleva un periodo de tiempo significativo en el que se inicia después o en los meses siguientes a la muerte de un ser querido, esto puede llegar a variar de persona a persona y que aunque llevemos el recuerdo de cada una de esas cosas en relación a la persona y al tiempo transcurrido esto no se extiende a largo de la vida, en cuanto a esos sentimientos que yacen ahí del duelo, en lo psicológico”, expresó la doctora  Padilla.

Seguidamente, aseguró que “el duelo es un proceso complejo y en el que se implica el deshacer los lazos contraídos con el ser querido, el enfrentarse al dolor de la pérdida es en esta actitud en la que la persona entra realmente en un duro proceso psicológico”.

Aunque hay algunas fases del duelo reconocibles e identificadas por la psicología, el luto es distinto para cada persona y, según los expertos, no es algo que necesariamente se deba o se logre «superar».

El punto de partida para entender y aceptar esa pérdida es, según Padilla, aceptar la muerte y el consecuente dolor como algo natural.

“La muerte es parte de la vida. Va a pasar. Todos vamos a sentir tristeza, todos vamos a echar de menos a alguien, todos vamos a morir, es así”.

CONSEJO 

Es válido resaltar las siguientes prácticas para ayudar a las personas a pasar por un proceso de sanación por el duelo:

Reconoce y monitorea tus sentimientos: Permítete estar con tus pensamientos. Identifica y reconoce cómo te sientes emocionalmente, físicamente y cómo te comportas en situaciones de relaciones interpersonales. Las características como el miedo, la tristeza, la tensión y los comportamientos de aislamiento son normales. Pero siempre debes estar consciente de ellos para que no se salgan de tu control y puedas mantener un estado emocional saludable.

Acepta ayuda: No tengas miedo de pedir ayuda durante este tiempo. El hecho de que la gente deba mantener la distancia física no significa que un miembro de la familia o un amigo no esté dispuesto a ayudarte.

Honra la memoria de tu ser querido: Escribe una carta, crea una lista de música que te recuerde a tu ser querido, o crea un espacio en casa para compartir recuerdos con fotos o vídeos. Está bien recordar a esa persona especial con un corazón abierto. Independientemente de lo que decidas hacer, lo más importante es mantener y sentir una conexión con esa persona especial.

El distanciamiento social no significa detener la comunicación: Mantente conectado con familiares y amigos. Haz llamadas, envía mensajes de texto, incluso envía un meme a una persona especial para que se ría, y seguramente te sentirás muy bien también. Mantén la comunicación y la conexión con las personas especiales en tu vida. Esa será una clave esencial a través de tu proceso de curación.

Practica cuidado personal: En tiempos de duelo, puede ser fácil olvidarse de cuidar nuestra salud y bienestar. Concéntrate en lo básico y asegúrate de comer bien y descansar lo suficiente. No te pongas demasiada presión en cumplir a cabalidad con una rutina. Encuentra momentos durante el día para cuidarte, y reponer tu salud emocional y física meditando y haciendo ejercicios de relajación.

Ten la iniciativa de buscar apoyo: Encontrar apoyo durante este tiempo es crítico y particularmente importante. Nadie debe pasar por este tipo de dolor y duelo solo. Encuentra un sistema de apoyo en tu comunidad o comunícate con amigos y familiares. ¡Solo tienes que preguntar! Y todo estará bien. Recuerda que no estás solo en este proceso y durante estos tiempos difíciles.

LA SALUD MENTAL  

Se cree que, como consecuencia de la actual coyuntura, las enfermedades mentales se exacerbarán y aumentarán las necesidades de los sistemas de salud en este ámbito. Esto, debido a que las personas están expuestas a situaciones difíciles.

Y es que en las consultas ya se comienzan a ver los efectos que ha tenido la pandemia sobre las personas en este ámbito. “Seguramente, los profesionales de la salud, y sobre todo aquellos que trabajamos de cerca con la salud mental, hemos venido detectando el impacto emocional, cognitivo y comportamental de la pandemia. Las cifras que evidencian incremento del consumo de sustancias psicoactivas, así como de los trastornos depresivos y ansiosos, no sorprenden al comprender que muchos han debido enfrentar estresores que pudieron generar estas alteraciones”, indica Leydis Benítez, Psicóloga.

Del mismo modo la profesional en psicología, afirmó que, las conductas suicidas durante este tiempo de pandemia resultan preocupante, debido a que los duelos que muchas personas llevan en estos tiempos, “no son duelos normales porque las personas no cuentan con los apoyos familiares y sociales tradicionales. En momentos concretos, cuando a la persona le quitamos todo o lo limitamos a una llamada, con todo lo que eso conlleva, sí podría llegar a precipitar este tipo de conductas”.

Seguidamente, sostuvo que “en este tiempo de pandemia se puede observar algunas situaciones que lo puede conducir a eso, porque si una persona en algún momento tuvo una depresión leve y aparentemente se recuperó, durante la crisis sanitaria generada por el coronavirus, podría retornar, podría agravarse la situación y optar por quitarse la vida”.

Asimismo, señala que los retos económicos, el propio aislamiento y el temor a enfermar o morir, hacen parte de los factores que favorecen las alteraciones en la salud mental.

Por eso, es muy importante cuidar y tener en cuenta la salud mental. La realización de actividad física, dormir bien, alimentarse sanamente, sacar tiempo para actividades que nos gusten y tener hábitos saludables de pensamiento son consejos que pueden ayudarnos a todos. “El autocuidado es clave y cada uno debemos saber ser responsables en estos aspectos y si hace falta acudir a un experto, pedir consejo y orientación”, recomienda la profesional en psicología.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más