Google
www hoydiariodelmagdalena.com.co

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

HOY DIARIO DEL MAGDALENA
 
DOMINGO 16 DE JULIO DEL 2017
Inicio opiniones Ciudad Regionales Nacion Politica Economicas Internacionales Sociales Deporte Judiciales
JUDICIAL
CRIMEN EN CHIMILA
Taxista fue asesinado a
bala por dos pasajeros

DOS INDIVIDUOS que había recogido como pasajeros, fueron los asesinos del taxista Jhon Linero Torres.

Según las autoridades, al parecer, el responsable de este crimen iba con el taxista dentro del vehículo, teniendo en cuenta la forma en la que quedaron esparcidas las vainillas en el asiento del copiloto.

De tres impactos de bala fue asesinado un taxista la noche del viernes en el barrio Chimila Uno, de Santa Marta. La víctima responde al nombre de Jhon Lineros Torres, de 34 años de edad, quien según la información entregada por sus familiares, se dedicaba al oficio de manejar taxis desde hace cuatro años y apenas llevaba una semana conduciendo el vehículo donde fue asesinado.

De acuerdo a la información entregada por la Policía Metropolitana de Santa Marta y Sijín, al momento de hacer la inspección del cuerpo, no le fue hallado ningún tipo de documento a la víctima, por lo que hizo difícil identificarla en un principio.

“Es de anotar que el equipo de laboratorio afirmó que el fallecido no portaba en el momento ningún tipo de identificación”, afirmó un investigador de la Policía Judicial.


JHON LINEROS TORRES
, el taxista que murió de tres
impactos de bala, en el barrio  Chimila Uno de Santa Marta.

LOS HECHOS

Jhon Lineros Torres, se transportaba en un taxi tipo ‘zapatico’ de placas TZT- 601, marca Hyundai, a las 11:30 de la noche del viernes 14 de julio, en el sector conocido como ‘La Parrilla’, ubicado en el barrio Chimila Uno.

El hecho ocurrió exactamente en la Calle 9H con Carrera 53,  cuando al parecer, Lineros Torres, recogió en el vehículo a dos pasajeros que aparentemente eran conocidos y después de recorrer cuatro cuadras, testigos del lugar escucharon las detonaciones que le dieron muerte al taxista, informaron las autoridades.

“Según la información que se tiene, el taxista recogió a dos sujetos, y según testigos estos se saludaron y cuatro cuadras más adelante, escuchan las detonaciones de armas de fuego. Esta es como la primera impresión, la preliminar que arroja la búsqueda de la información. Porque otras personas dicen, que uno de los sujetos se bajó del taxi y abordó una motocicleta”, manifestó el Teniente Coronel, Carlos Arturo Peña, Comandante operativo de la Policía Metropolitana de Santa Marta.


ESTE ES EL TAXI DE PLACAS TZT - 601
, marca Hyundai, donde fue asesinado el conductor.

LO QUE DICEN LAS AUTORIDADES

De acuerdo con la información entregada por las autoridades, al parecer, el responsable de este crimen iba con el taxista dentro del carro, teniendo en cuenta la forma en la que quedaron esparcidas las vainillas en el asiento del copiloto.

“Nuestra Policía Judicial está en un proceso de investigación. Estamos focalizando los esfuerzos para dar con precisión a qué están apuntando estos hechos delictivos. Se encuentran unas vainillas y unos cartuchos en la guantera del vehículo, lo que puede llevarnos a inferir lo anterior”, afirmó el Teniente Coronel.

EL ATENTADO NO VA CONTRA LOS TAXISTAS

Por otro lado, la Policía descarta que este ataque haya sido dirigido hacía el gremio de taxistas y conductores, por lo que lo atribuyen a un ‘ajuste de cuentas’ de tipo personal. “Este hecho no es en contra del gremio de taxistas, ni contra el gremio de conductores, estamos mirando más allá para ver si conductas personales tengan que ver con el hecho”, agregaron.

Hasta las instalaciones de la morgue de Medicina Legal, llegaron los familiares de Jhon Lineros Torres,  a hacer la identificación del cadáver, debido a que este no poseía documentos en el momento que fue asesinado. Este homicidio sigue siendo materia de investigación por parte de las autoridades, dado a que los allegados de la víctima afirmaron que este no tenía amenazas en su contra, ni fue objeto de atraco.